¿Es mi restaurante accesible? – Normas a considerar

0
313 lecturas

Accesibilidad en restaurantes

La accesibilidad es un derecho, una posibilidad de negocio, un elemento de calidad y también una obligación legal. No vale cualquier solución de accesibilidad. En cada caso hay que buscar la seguridad, la autonomía y la dignidad de los usuarios.

Las soluciones de accesibilidad no tienen por qué ser complejas, caras o llamativas. Al contrario, la accesibilidad puede apoyarse en soluciones técnicas agradables desde el punto de vista estético, sencillas y no especialmente onerosas.

Publicidad

Los requisitos concretos de accesibilidad no se han establecido de manera caprichosa o aleatoria, sino que responden a necesidades reales de los usuarios. Un escalón, una puerta estrecha,son verdaderas barreras que pueden impedir a muchas personas el paso por un lugar, entrar a un establecimiento, hacer uso de un servicio.

Advertisements

Es mucho más sencillo, práctico y barato hacer los establecimientos accesibles desde el principio que realizar reformas posteriores. Es importante consultar con expertos en accesibilidad así como con propietarios de establecimientos accesibles y saber dónde buscar las ayudas técnicas adecuadas.

¿Es mi restaurante accesible?  

Un restaurante accesible no tiene por qué ser un edificio complejo, lleno de ayudas técnicas poco atractivas. Al contrario, la accesibilidad puede apoyarse en soluciones técnicas agradables desde el punto de vista estético. Es cierto que en ocasiones puede significar la realización de inversiones más o menos onerosas, pero en otras es sólo la aplicación de la lógica a través de pequeñas actuaciones.

No hay que olvidar que los requisitos que deben cumplirse en materia de accesibilidad son los que marcan las correspondientes Leyes de Accesibilidad Autonómicas, por lo que siempre hay que remitirse a ellas. No obstante en los siguientes apartados se describen las características más importantes en materia de accesibilidad física que deben tenerse en cuenta para que un restaurante pueda ser utilizado con comodidad, autonomía y seguridad por las personas con movilidad reducida con el objetivo de que constituyan una guía práctica.

Estos se refieren a los siguientes elementos:

  • Zonas de aparcamiento.
  • Escaleras.
  • Rampas.
  • Puertas.
  • Ascensores.
  • Pasillos.
  • Distribución del mobiliario.
  • Características de las mesas y sillas.
  • Barra de bar / cafetería.
  • Barra buffet / autoservicio.
  • Carta / menú.
  • Alimentación.
  • Aseos.
  • La información.
  • El trato al cliente.

Cómo deben ser las zonas de aparcamiento

  • En el caso de que haya una zona prevista para el aparcamiento, debe existircomo mínimo una plaza reservada para vehículos de personas con movilidad reducida. Situada en un área sin pendientes que permita la colocación y estabilidad de la silla de ruedas al lado del coche.
  • La plaza estará señalizada con el símbolo internacional de accesibilidad (S.I.A) pintado en el pavimento, también se indicará su perímetro. Cuando sea posible, la plaza de aparcamiento contará con una placa vertical que incluya el S.I.A. en color contrastado.
  • La plaza de aparcamiento reservada tendrá una dimensión de al menos 5 m de longitud x 2.20 m de anchura, a fin de permitir salir y entrar al vehículo tanto al conductor como al acompañante. Contará además con un área de acercamiento lateral –que puede ser compartido por dos plazas– de 120 cm de ancho. El espacio debe permitir que la puerta del coche esté completamente abierta para que la silla de ruedas pueda colocarse junto al vehículo. De este modo la persona qu la utiliza puede transferirse de la silla al coche y viceversa.
  • Las plazas de estacionamiento reservado para personas de movilidad reducida deben ser siempre las más próximas al acceso del restaurante, ya que ellas no pueden recorrer largas distancias. En el caso de estacionamientos subterráneos, éstas serán las más próximas al ascensor, rampa o escaleras.

Como debe ser el acceso

  • El itinerario de acceso que conduce desde la zona de aparcamiento hasta la entrada principal del restaurante debe ser accesible para personas con movilidad reducida, incluyendo personasen sillas de ruedas.
  • El itinerario accesible será el trayecto utilizado por todos los visitantes. Un itinerario secundario construido para el desplazamiento de personas de movilidad reducida, solo puede admitirse en sitios considerados de patrimonio histórico en los que está prohibido intervenir.
  • Cuando el acceso principal del establecimiento está en el mismo nivel que la zona de aparcamiento, el itinerario que comunica ambos espacios debe carecer de escalones aislados, tener una anchura libre de paso ≥ 120 cm, un pavimento homogéneo y antideslizante. En el caso de que el aparcamiento esté en otra planta, el desnivel se salvará mediante rampa y escalera simultáneamente y de ser posible mediante ascensor.
  • La rampa, escalera y ascensor cumplirán con los requisitos que se especifican en este documento.
  • En el caso de existir desnivel, tanto la rampa como la escalera son necesarias porque para algunas personas de movilidad reducida –como por ejemplo personas con bastones– es más fácil subir y bajar por las escaleras que por la rampa.

Cómo deben ser las escaleras

  • Hay que tener en cuenta que un solo escalón o desnivel constituye una barrera para el desplazamiento de una persona en silla de ruedas o de una persona con dificultad de equilibrio. Cuando el restaurante disponga de escaleras, debe existir un itinerario alternativo accesible para personas de movilidad reducida, resuelto mediante rampa, ascensor o salva escalera.
  • En cualquier caso, aunque se cuente con una rampa alternativa, las escaleras deben cumplir una serie de características mínimas que garanticen durante su utilización, la seguridad y comodidad de todos los usuarios. Las escaleras deben tener un ancho libre mínimo de 120 cm y ser de directriz recta.
  • La altura de los escalones (la contrahuella) debe estar comprendida entre los 14 y los 17 cm y la huella (donde se apoya el pie) será de 28 a 32 cm. Todos los peldaños de un tramo serán de la misma altura. Los escalones no tendrán bocel y dispondrán de tabica (contrahuella), para evitar que cualquier persona de movilidad reducida, se enganche y tropiece.
  • El número máximo de escalones seguidos será de 12, preferiblemente 10, para permitir que una persona de movilidad reducida pueda hacer una pausa a mitad del recorrido. Los rellanos intermedios tendrán la misma anchura de la escalera y una profundidad mínima de 120 cm.
  • El suelo debe de ser no deslizante para evitar caídas.
  • Deben disponer de pasamanos, preferentemente doble y a ambos lados, situados a una altura de entre 65 y 75 cm el más bajo y entre 95 y 105 cm el más alto, la distancia entre ambos será de 20 cm. Los pasamanos se prolongarán 30 cm en los extremos de la escalera, para que las personas puedan asirse antes de comenzar a bajar o subir.
  • Las áreas de embarque y desembarque de la escalera estarán libres de obstáculos, tendrán una anchura igual a la escalera y una profundidad mínima de 120 cm. Cuando la escalera disponga de un salva escaleras, al principio y final de la misma se deberá poder inscribir una circunferencia de 150 cm de diámetro que permita a una persona en silla de ruedas hacer un giro de 360º.
  • A ambos lados de la escalera deberá existir un zócalo de protección de altura igual o superior a 12 cm para evitar que el bastón o la muleta de una persona pueda deslizarse y por seguridad de todas las personas.
Te puede interesar:  Guía de diseño de restaurantes

Cómo deben ser las rampas

También las rampas deben cumplir con unos requisitos concretos. No todas sirven para el objetivo que deben cumplir; es habitual encontrarse con rampas con características que las hacen inutilizables e incluso peligrosas.

  • Las rampas deben tener un ancho libre mínimo de 120 cm y ser de directriz recta o ligeramente curva.
  • Las pendientes variarán en función de la longitud de la rampa: para recorridos iguales o menores a 3 metros, la pendiente será inferior a 10%; para recorridos de 3 a 6 metros, pendiente inferior al 8% y para recorridos de 6 a 9 metros, la pendiente debe de ser igual o menor a 6%. Las pendientes mayores a las indicadas son insalvables para personas en silla de ruedas, e incluso pueden provocar que la silla vuelque.
  • La rampa no tendrá una longitud mayor a 9 m una distancia mayor es difícil de recorrer por personas de movilidad reducida. De ser más largas, dispondrán de varios tramos, con re llanos intermedios de una anchura igual a la rampa y una profundidad de 150 cm, estos rellanos servirán para que una persona en silla de ruedas pueda efectuar paradas para descansar a mitad de la rampa.
  • La pendiente transversal debe ser menor o igual al 2%, para evitar el deslizamiento lateral de la silla de ruedas.
  • El suelo debe de ser antideslizante para evitar caídas.
  • A ambos lados y en toda su longitud la rampa contará con un bordillo de protección de al menos 12 cm de altura, para evitar el descarrilamiento de la silla de ruedas.
  • La rampa debe tener un doble pasamanos, situado a ambos lados y a una altura entre 90 y 105 cm el más alto y entre 70 y 85 cm el más bajo, la distancia entre ambos será de 20 cm. Los pasamanos se prolongarán 30 cm en los extremos de la rampa para que las personas puedan asirse antes de empezar a bajar o subir.
  • Las áreas de embarque y desembarque de la rampa deben estar libres de obstáculos y permitir la inscripción de una circunferencia de 150 cm de diámetro, para que una persona en silla de ruedas pueda realizar un giro de 360

Cómo deben ser las puertas

Las sillas de ruedas manuales tienen una anchura media de 70 cm y las eléctricas son algo más amplias. Por eso los anchos libres de puerta y los pasillos deben tener unas medidas suficientes para permitir el paso de las personas que se desplazan en estas sillas. Las puertas de entrada y de las diferentes estancias de los restaurantes deben cumplir con las siguientes características:

  • El ancho libre de paso de puerta debe ser igual o mayor a 80 cm; si las puertas son más estrechas puede ocurrir que algunas personas en silla de ruedas no puedan franquearlas.
  • El sistema de apertura debe ser fácil de manipular, nunca con manillas tipo pomo que impiden su uso por las personas con discapacidad en las extremidades superiores o con dificultades de manipulación, por requerir el giro de la muñeca. En su lugar se instalarán tiradores de palanca situados a una altura de 100 cm para que pueda ser alcanzado por una persona en silla de ruedas.
  • El espacio anterior y posterior a la puerta debe ser horizontal, nunca inclinado, y contar a ambos lados de la puerta con un espacio libre de giro que permita inscribir una circunferencia de 150 cm, que es el área requerida por una persona en silla de ruedas para aproximarse a la puerta, abrirla y atravesarla.
  • En el caso de que la puerta de entrada principal al restaurante no sea accesible, debe existir una ruta alternativa de similar categoría.

Cómo deben ser los ascensores

Los ascensores son la mejor alternativa a las escaleras cuando hay que salvar desniveles importantes, como en la comunicación entre dos o más plantas. En general los nuevos ascensores están diseñados ya de manera que cumplen con los requisitos de accesibilidad, de todas formas es importante conocer cuales son estos requisitos:

  • En el exterior de la cabina del ascensor se contará con un sistema de señalización visual que indique la planta en la que está situado el mismo, y su sentido de desplazamiento.
  • En cada planta, los botones de llamada del ascensor deben estar situados a una altura de entre 90 y 120 cm.
  • El rellano frente a la puerta del ascensor debe ser horizontal, estar libre de obstáculos y permitir inscribir una circunferencia de 150 cm de diámetro para que una persona en silla de ruedas pueda realizar un giro de 360º.
  • El ancho libre de la puerta del ascensor debe ser igual o mayor a 80 cm.
  • La separación horizontal máxima entre el suelo de la cabina y el rellano de acceso será de 2 cm; la separación vertical entre ambos será inferior a 1 cm, son las dimensiones salvables por una silla de ruedas.
  • La cabina debe tener unas dimensiones mínimas de 100 cm de ancho y 120 cm de profundidad, para permitir el acceso de una persona en silla de ruedas.
  • El interior de la cabina tendrá un pasamanos perimetral situado a una altura entre 95 y 105 cm.
  • El interior de la cabina también tendrá un sistema de señalización visual –de ser posible también acústico– que indique la planta de la parada del a s c e n s o r, y su sentido de desplazamiento. Éste será fácilmente localizable, se situará junto a la puerta del ascensor o de la botonera.
  • La botonera de la cabina se situará a una altura entre los 90 y 120 cm para que pueda ser alcanzada por una persona en silla de ruedas y a una distancia horizontal de 40 cm de la puerta de acceso del ascensor.
  • El ascensor contará con un sistema de comunicación en caso de emergencia, mediante interfono.
  • En la cabina se colocará un espejo frente a la puerta de acceso con el objeto que las personas que utilizan silla de ruedas tengan mejor visualización para realizar las maniobras de salida de espaldas

Cómo deben ser los pasillos

  • Los pasillos deben tener un ancho de paso de 120 cm o superior y estar libres de obstáculos con el fin de facilitar la deambulación.
  • A excepción de las puertas de aseos accesibles, salidas de emergencia, y cocina todas las puertas del restaurante abrirán hacia el interior de las salas, o serán correderas para no invadir los pasillos de circulación.
  • En los extremos de cada pasillo –cuya longitud no superara los 10 m– se dispondrá de un espacio libre de obstáculos en el que pueda inscribirse una circunferencia de 150 cm de diámetro para que una persona en silla de ruedas pueda hacer un giro de 360º. Es el área requerida para que la persona pueda realizar un cambio de dirección en su recorrido.
Te puede interesar:  La construcción del restaurante. Detalles que no debemos descuidar

Pavimentos

  • El pavimento del restaurante debe ser antideslizante tanto en seco como en mojado.
  • Debe ser homogéneo, sin cejas, resaltes o huecos en las uniones entre las distintas piezas. No tendrá piezas sueltas.
  • En caso de tener alfombras, éstas se anclarán al suelo, serán de hilo corto y alta densidad, para no dificultar el rodamiento de una silla de ruedas.

La distribución del mobiliario

  • Debe garantizarse al menos un itinerario accesible desde la entrada del local a las distintas dependencias del establecimiento.
  • En la sala del restaurante, cafetería o terraza, siempre deben existir espacios libres de paso que permitan circular entre el mobiliario, a las personas usuarias de sillas de ruedas. El mobiliario –mesas, sillas, barras, bancos y mobiliario de servicio– se dispondrá de forma que la distancia mínima entre muebles sea de 80 cm, los pasillos tendrán 120 cm de anchura y existirá al menos un lugar en cada sala en el que pueda inscribirse una circunferencia de 150 cm de diámetro para que una persona en silla de ruedas realice un giro de 360º.
  • Debe tenerse en cuenta en la colocación del mobiliario, el espacio necesario para la circulación de camareros de la cocina a las mesas y entre ellas, siendo la anchura de los pasillos mínimo de 120 cms.
  • Los elementos tales como biombos, gueridones o mesas auxiliares, mesas expositoras, mesa caliente, cavas de vino, pureras, cubiteras, mesas de trabajo, elementos ornamentales, puertas y ventanas…, deberán estar colocadas de manera que no obstaculicen el paso al usuario de sillas de ruedas.
  • Otros elementos tales como extintores, armarios guardarropa deben estar adosados o empotrados a las paredes y al margen de los itinerarios.

Características de las mesas y sillas

  • Las mesas deben reunir unas características indispensables para que las personas en silla de ruedas puedan acercarse lo suficiente y comer con comodidad. Bajo las mesas habrá una anchura libre inferior de 80 cm, una altura libre igual o superior a 70 cm y un fondo libre de obstáculos mínimo de 60 cm. No tendrán soportes inferiores transversales que obstaculicen la aproximación frontal de una persona en silla de ruedas. Su soporte será de 4 patas o con un pedestal central que permita la introducción de las piernas bajo la mesa a una persona en silla de ruedas.
  • La altura de la mesa estará entre los 75 y 80 cm respecto al suelo.
  • Las sillas contarán son respaldo, la altura del asiento estará entre los 42 y 45 cm de altura. Se recomienda disponer en el restaurante de varios tipos de sillas, con o sin apoyabrazos y con asientos de distintas alturas– entre 42 y 50 cm–, para que en caso que la persona en silla de ruedas lo desee pueda transferirse a la silla que más le conviene.
  • Las mesas y sillas no estarán fijas al suelo; de ser este el caso, al menos el 50% de las mesas y sillas serán móviles para que puedan moverse cuando en la sala haya concurrencia de personas con movilidad reducida.
  • Es recomendable disponer de tronasmpara niños, al menos dos por cada 50 plazas de capacidad.

Cómo debe ser la barra del bar – cafetería

  • La barra del bar o cafetería será de doble altura y contará con un espacio de atención adaptado en el que pueda realizarse la aproximación frontal de una persona en silla de ruedas, o en el que pueda atenderse a una persona de baja estatura.
  • Dicho espacio tendrá una anchura superior o igual a 90 cm, bajo la barra un fondo igual o mayor a 60 cm y una altura libre de al menos 70 cm.
  • La altura adaptada de la barra estará entre 75 y 80 cm, para permitir la comunicación visual entre una persona en silla de ruedas, una persona mayor que desee sentarse, o una persona de baja estatura.
  • Si no existieran sillas o butacas de bar, se recomienda disponer de apoyos isquiáticos que faciliten el descanso cerca de la barra.

Barra buffet – autoservicio

  • Las barras de autoservicio estarán ubicadas a una altura entre 75 y 80 cm y permitirán la aproximación frontal y lateral de una persona en silla de ruedas. Bajo la barra existirá una altura libre ≥ 70 cm y un fondo libre de 60 cm, como mínimo.
  • La barra contará en toda su longitud con un espacio lateral libre de obstáculos de 80 cm de anchura, que permita la circulación de una persona en silla de ruedas o de cualquier persona de movilidad reducida.
  • La mesa de la barra de autoservicio tendrá un espacio libre en el que pueda apoyarse y empujarse la bandeja, sin necesidad de sostenerla.
  • La distancia máxima de alcance lateral de una persona en silla de ruedas es de 60 cm, por lo que ningún plato o alimento se situará a una distancia superior a esta medida desde el borde de la barra, y tampoco a una altura superior a 140 cm.

Carta / menú

El diseño de la carta o menú debe tener en cuenta ciertos aspectos:

  • Elaboración en papel no deslizante.
  • Documentos que no necesiten ser abiertos o manipulados y en todo caso, en un formato de anillas que facilite su apertura.
  • Posibilidad de apoyo sobre atriles para su mejor lectura.

Alimentación

Es aconsejable contar con menús y dietas para personas con requerimientos nutricionales especiales, renovados de forma periódica. De esta forma se garantiza una calidad en el servicio y una buena percepción por parte del cliente.

 

Cómo deben ser los aseos y los cuartos de baño

Los aseos deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • El itinerario para llegar hasta ellos debe ser totalmente accesible.
  • La puerta debe tener una anchura libre de paso de al menos 80 cm, ser corredera o abrir hacia el exterior para no reducir el espacio de maniobra dentro del aseo, y para en caso de caída poder auxiliar a la persona lo más rápidamente posible.
  • En el interior del aseo debe poderse inscribir una circunferencia de 150 cm de diámetro frente a cada uno de los aparatos sanitarios para que la persona en silla de ruedas realice un giro de 360º. Esta medida asegura que puedan utilizarse cada uno de los aparatos sanitarios por una persona en silla de ruedas.
Te puede interesar:  Música: ¿amiga o enemiga del restaurante?

Aseos comunes en batería

Los aseos accesibles del restaurante deben estar integrados en los aseos de hombres y mujeres, existirá al menos una cabina adaptada por batería de aseos. En caso que no se cuente con suficiente espacio para tener 2 cabinas accesibles integradas, se contará como mínimo con un aseo accesible independiente. A continuación, se detallan los requisitos de accesibilidad que deben cumplir en cada caso:

  • Cada batería de aseos que incluya una cabina accesible se señalizará con el Símbolo Internacional de Accesibilidad (SIA). Además del SIA, se instalará el pictograma homologado que indica que el aseo es de hombres o de mujeres.
  • En el área circulación y maniobra situada entre los lavabos y las cabinas existirá un espacio libre de obstáculos en el que pueda inscribirse una circunferencia de 150 cm de diámetro para que la persona en silla de ruedas haga un giro de 360º.
  • La distribución de las cabinas, mobiliario y lavabos será tal que siempre exista una anchura libre de paso mayor o igual a 80 cm, para permitir la circulación de una persona en silla de ruedas.
  • La puerta de la cabina accesible tendrá una anchura mayor o igual a 80 cm, y abrirá hacia el exterior, o será del tipo corredera, para que en caso de caída la puerta pueda abrirse fácilmente y la persona pueda ser auxiliada.
  • En el interior de la cabina accesible se podrá inscribir una circunferencia de 150 cm de diámetro para que una persona en silla de ruedas pueda realizar un giro de 360º frente al inodoro.
  • Al menos uno de los lavabos de la batería será accesible y tendrá las características especificadas en este documento; aunque siempre es preferible que todos sean accesibles y estéticamente iguales.
  • La iluminación de los aseos no funcionará mediante temporizador, podrá activarse mediante un interruptor de luz de presión, con marco luminoso situado a una altura entre 90 y 120 cm. Otra opción es que el sistema de iluminación de los aseos sea del tipo de sensor de movimiento.
  • En los aseos masculinos se instalará al menos un urinario a una altura más baja, aproximadamente 45 cm respecto al suelo, para que pueda ser utilizado por niños o hombres de baja estatura.

Lavabo

  • El lavabo estará suspendido en la pared y no tendrá pedestal, tendrá una altura libre inferior de entre 68 y 72 cm y un fondo libre inferior de 60 cm, que permita la aproximación frontal de una persona en sillas de ruedas. El grifo debe ser monomando para que pueda ser utilizado por las personas con dificultad de manipulación. En caso de tener encimera, se asegurará que siempre exista el espacio libre inferior antes indicado.
  • Los accesorios del lavabo (toallero, secador de manos, etc.) deben situarse a una altura de entre 70 y 120 cm; los aparatos y mecanismos de control ambiental a una altura de entre 40 y 140 cm y el borde inferior del espejo a 95 cm.

Inodoro

  • El inodoro debe tener un espacio de acceso lateral de 80 cm o más para que la persona realice la transferencia desde la silla de ruedas y su asiento situado a una altura de entre 45 y 50 cm. Además, debe contar con barra de soporte abatible en el lado del espacio de acercamiento al inodoro y barra de soporte fija en el lado contrario. Si se cuenta con suficiente espacio el inodoro contará a ambos lados con espacio de acercamiento, en ese caso ambas barras serán abatibles.
  • Ambas barras estarán colocadas a una altura de entre 70 y 80 cm y separadas por una distancia de 65 cm de eje a eje.
  • El mecanismo de descarga del inodoro será lateral al mismo, situado a una distancia no mayor de 50 cm del eje del inodoro y a una altura entre 70 y 110 cm. Será fácil de manipular y activar.

La importancia de una información correcta

Parece obvio decir que la información que los restaurantes den sobre sus instalaciones debe ser siempre ajustada a la realidad, totalmente veraz. Pero en el caso de las características que hacen referencia a la accesibilidad nunca está de más recordarlo e insistir en ello, ya que una información errónea o demasiado general provoca que algunos turistas con discapacidad no puedan hacer uso del establecimiento.

Por ello es importante cumplir las siguientes características:

  • En todo el material de propaganda se especificará la accesibilidad del establecimiento: entradas accesibles, carencia de escaleras o rampas alternativas, aseos adaptados, salones con amplias dimensiones, etc.
  • Las personas que atiendan al público deben conocer y facilitar cuando se le solicite, las características sobre el nivel de accesibilidad del establecimiento: existencia de aseos adaptados, amplitud de las puertas de los cuartos de baño, altura del inodoro, etc.

El trato al cliente

El objetivo de un buen trato a los clientes de un restaurante siempre será el mismo, independientemente de las características de dichos clientes: hacer que se sientan cómodos. Pero en el caso de las personas con discapacidad, quizás por la menor costumbre de tratar con ellas, en el sector hostelero no siempre se sabe cómo actuar para cumplir este objetivo.

En estos casos es importante tener en cuenta una serie de criterios generales:

Advertisements
  • Diversidad: Hay que considerar y respetar las situaciones y las necesidades personales de los clientes; no todas ni siempre son iguales.
  • Autonomía: Cada cliente debe de ser autónomo en el uso de las instalaciones y de los espacios, y no depender de terceras personas.
  • Dignidad: Las soluciones de accesibilidad deben de garantizar el respeto a las personas con discapacidad.
  • Seguridad: Cualquier solución debe velar por la integridad de quienes las utilizan.
  • Compatibilidad: Debe permitir la integración de todos los clientes, no tender a la creación de guetos de personas discapacitadas.

En definitiva, deben tender a conseguir la Normalización de la vida de las personas con discapacidad en todos los sentidos.

Y también hay que tener en cuenta que:

  • Resulta imposible determinar los requisitos de acceso de un cliente sólo por el aspecto visible de una discapacidad; por lo tanto, es mejor no sacar conclusiones precipitadas y preguntar a la persona.
  • Los turistas con discapacidad quieren ser turistas y por lo tanto recibir el trato que se ajuste a sus necesidades. Pregúntele sus necesidades concretas sin por ello hacerle sentir una molestia o un caso especial.
  • Hay que evitar la segregación; los turistas con discapacidad no desean ser aislados de los demás turistas o enviados por vías de acceso distintas.

Ayudas técnicas

Hacen referencia a las distintas herramientas diseñadas y utilizadas para facilitar el manejo de los utensilios necesarios a la hora del consumo de alimentos y bebidas por parte del cliente en el restaurante o la cafetería.

  • Cubiertos: mangos especiales, asideros de goma, antideslizantes, cuchillos basculantes…
  • Platos: platos termo, con reborde…
  • Bandejas o alfombrillas antideslizantes.
  • Vasos: con sistema de pajita adaptada, vasos-copa, con tetina o boquilla, con asas…