Cubiertos: formas de utilizarlos (2020)

0
21 lecturas

Forma de utilizar los cubiertos en la mesa

Cada plato se come de distinta manera. Las normas de protocolo y etiqueta en la mesa no se reducen sólo a cómo colocar a los comensales o a saber utilizar la servilleta correctamente, hay muchas otras cosas que se incluyen en la denominada ‘etiqueta de mesa’, como las formas más adecuadas de comer los diferentes alimentos.

Los cubiertos se utilizan de fuera hacia dentro y se colocarán siguiendo el orden de los alimentos que se servirán. La esencia de los buenos modales en la mesa es ser tan discreto como sea posible y sujetar los cubiertos de un modo natural.

Hay dos maneras de manejar el cuchillo y el tenedor:

Estilo Europeo: El comensal no suelta los cubiertos en ningún momento. Procede a cortar con el cuchillo la carne o el alimento servido, normalmente un trocito cada vez y usa el tenedor con la mano Izquierda, con las púas hacia abajo, para pinchar el trozo y llevarlo a la boca.

Estilo Americano: Se distingue porque el comensal corta primero unos cuantos bocados de alimento y deja después el cuchillo cruzado justo enfrente del plato. El tenedor se cambia entonces a la mano derecha. La mano izquierda se apoya en la rodilla mientras se está usando el tenedor. Por consiguiente, el comensal cambia estos cubiertos de una mano a otra tantas veces como precise a lo largo de la comida.

Todos sabemos que los platos más blandos se comen con tenedor, la carne con cuchillo y tenedor y los pescados con la pala y el tenedor de pescado, pero hay ciertos platos que pueden plantear alguna duda a la hora de “hincarles el diente”: ¿con cuchillo, con la mano, con tenedor…? Para que no te veas nunca en una situación incómoda por no saber cómo tomar algún alimento, conoce cómo se deben comer los siguientes platos:

Te puede interesar:  Ubicación de mesas en restaurantes. Aspectos básicos

Alcachofas: Para comer este vegetal lo más recomendado es utilizar los dedos. Se toman las hojas una a una con la mano, se come la parte inferior (la más carnosa) y la superior (fibrosa) se coloca a un lado del plato. Cuando se llega al corazón de la verdura, se toma con el tenedor.

Espárragos: La forma más correcta es con las manos. Se toman por la parte del tallo con los dedos, se mojan en la salsa (si hay), y se introduce la parte humedecida en la boca, dando un bocado y sin chupar. Si llevan salsa caliente por encima o están gratinados pueden comerse con tenedor.

Mejillones y almejas: Los moluscos de cáscara se toman con el tenedor, pero también se pueden ingerir introduciendo un trozo de la cáscara en la boca, como si fuera una cuchara.

Espaguetis y tallarines: Con el tenedor en la mano derecha se toman unos pocos y se giran hasta que se enrollan lo suficientemente como para poder introducirlos en la boca. Hay sitios en los que ponen junto con el plato de pasta una cuchara para que sea más fácil girar los espaguetis en el tenedor, pero esto no está bien visto. Desde luego, en Italia, el país de la pasta, es un “delito” utilizar la cuchara para comerlos.

Caracoles: En muchos sitios acompañan este plato con unos palillos o unos alfileres para extraer la carne del caracol, pero lo correcto es emplear los cubiertos especiales: uno para sujetarlo y otro para tomar la parte comestible.

Pescado: Primero se separa la cabeza y la cola con la pala de pescado y después se corta a lo largo, para abrir la pieza. Finalmente, se separan las porciones para poder partirlas más fácilmente.

Te puede interesar:  Uso y manipulación de la cristalería

Frutas: Las frutas pequeñas como las uvas, cerezas, ciruelas o mandarinas se comen con los dedos y los huesos se dejan caer en la mano, y se depositan, de manera discreta, en un lado del plato, jamás se escupen. Para comer peras, naranjas y manzanas se utilizan el cuchillo y el tenedor de postre. Se cortan en cuatro porciones y cada una, a su vez, se pela con el cuchillo mientras se sujeta con el tenedor. Luego se van partiendo en pedazos más pequeños a medida que se consume.

Soy un soñador y en mis sueños creo que un mundo mejor es posible, que nadie sabe más que nadie, todos aprendemos de todos. Me encanta la gastronomía, los números, enseñar y compartir todo lo poco que sé, porque al compartir también aprendo. "Vayamos todos juntos de los cimientos al éxito"
cubiertos