Los correctos ademanes a la hora de sentarse a comer, se han ido puliendo con el paso del tiempo. Hasta la Edad Media, las normas de etiqueta eran prácticamente inexistentes, tanto así, que en el siglo XII se tenía por refinado -y por muestra de gran consideración- «tirar los huesos debajo de la mesa, teniendo cuidado de no herir a nadie».

Fue en la época del Renacimiento, cuando comenzaron a depurarse las «malas costumbres», hasta completar el manual de buenos hábitos en la mesa de hoy día. Una de las situaciones más reveladoras de modales pertinentes, es la forma de poner la mesa, de acuerdo con la monta de los comensales y la pompa de la ocasión.

Historia en bocados

Cubiertos: Su uso en la mesa lo introdujo Felipe III en el siglo XVII. Se redondeó la punta de los cuchillos, para evitar que se usaran como mondadientes, y se individualizó el uso de las cucharas. Platos
Los platos: Los platos individuales se introdujeron en la corte francesa del rey Francisco I, en el siglo XVI.
Salero: En la antigüedad dada la carga simbólica de éstos-, los primeros saleros se guardaban bajo llave, como si fueran tesoros.
Mantel: Las primeras normas de etiqueta se–alaban como distinguido el hecho de limpiarse las manos con el mantel, en lugar de chupárselas.

Orden de la Mesa Formal:
  1. Mantel. No debe mostrar marcas de dobleces, y ha de caer de forma pareja por todos los costados. Para comidas formales y banquetes es preferible el color blanco.
  2. Servilleta. Se coloca doblada, en forma rectangular, sobre el plato llano. Si se va a usar un plato hondo, se coloca a la izquierda del comensal, antes de los tenedores.
  3. Copas. Se sitúan de izquierda a derecha, en el orden siguiente: agua, vino blanco, vino tinto y champan. (Actualmente se usa una sola copa para vinos)
  4. Plato de pan. Allí se corta el pan, siempre con las manos. Se coloca al lado izquierdo del comensal hacia el centro de la mesa.
  5.  Plato llano. Se coloca justo frente al comensal, sobre el plato base. En mesas muy formales suele ser blanco y de porcelana.
  6.  Plato base o platón. Puede ser de plata sola, plata y oro combinado, metal blanco o vidrio. El platón sirve para marcar la alineación de los invitados. Su uso es opcional.
  7. Cubiertos. Se colocan todos a la vez, alineados por su empuñadura, y acomodados de acuerdo al orden de uso, desde afuera hacia adentro.
  8. Cubiertos de postre. Deben estar en posición paralela: el tenedor con los dientes orientados hacia la derecha y la cucharilla detrás de éste, orientada hacia la izquierda. 

Forma de poner una Mesa Informal
  1. Mantel.  Son habituales los de algodón, con algunos estampados. También se usan los individuales.
  2. Plato de pan. También se usan las cestas de mimbre, para que cada quien tome un trozo de pan.
  3. Servilleta. Basta con hacerle un sencillo doblez y colocarla sobre el plato, o a la izquierda de éste.
  4. Copas. Se ponen dos. Una para el agua a la izquierda y otra para el vino a la derecha. 

 Marcas más celebres de cubiertos (Firmas fabricadoras)

Cubiertos: Christofle (franceses). Sheffield (ingleses). Alex (italianos). Tiffany (americanos).
Vajillas: Limoges y Sévres (francesas). Meissen, Bavaria, Rosenthal y Hanschentreuter (alemanas). Spode, Wedgwood, Royal Doulton, Royal Crown Derby (inglesas). 

El famoso ritual del placer 

Mesa formal francesa: Los anfitriones se sitúan en el centro de la mesa compartiendo la presidencia con los invitados de honor. Este sistema es el más utilizado en banquetes o comidas oficiales, donde las precedencias cobran una especial importancia

Mesa formal inglesa: Los anfitriones se sientan en los extremos: el hombre de frente a la entrada y la mujer frente a la cocina. A sus respectivas derechas se sitúan la invitada y el invitado de honor, quedando en el centro los comensales con menor relevancia 

Te puede interesar:  Formas de comer los alimentos... algunos consejos