barman, cocktails, blue, yellow, red

El barman y el origen de la palabra Cocktail

Existen varias versiones del origen de la palabra “cocktail”, algunas de ellas son:

  1. El término inglés “cocktail”, del cual deriva nuestro cóctel, significa en ese idioma “cola de gallo”. De allí que el emblema de la coctelería sea la cola de un gallo que muestra todos los colores del arco iris.
  2. En muchas tabernas inglesas mezclaban el resto de los barriles de licor (“cock-tailing”) y las mezclaban en un recipiente vendiéndose a bajo precio.

Definición de Cóctel

Existen muchas definiciones de “cóctel“; entre todas ellas, preferimos la que nos da Luigi Veronelli: “Un cóctel es un aguardiente modificado y helado”. Esto quiere decir que se trata de un aguardiente o destilado al cual se le ha añadido por lo menos un producto para “modificarlo”. Generalmente se agregan dos o tres productos para modificar el aguardiente de base. Esta combinación o mezcla es helada o enfriada durante su preparación.

Otra definición: “El cóctel es una mezcla equilibrada de dos o más bebidas, que armoniosamente dosificadas producen un sabor distinto –nuevo– y en el que ninguna se destaque especialmente”.

“Un buen cóctel, para que merezca el nombre de tal, no solamente debe constituir una combinación bien hecha de bebidas, sino también por su presentación, sabor y perfume, satisfacer al paladar y al espíritu para el que ha sido creado”.

Estrictamente se debe diferenciar lo que es una bebida mezclada (Mixed Drink) de un coctel. Una bebida mezclada es un licor fuerte (como por ejemplo: ron, ginebra o vodka) combinado con jugo de frutas. Según esta definición, el Destornillador (Vodka con jugo de naranja) no es un coctel sino una bebida mezclada. El coctel es mas elaborado, contiene mas ingredientes y requiere de mayor grado de complejidad en cuanto a preparación y presentación.

Historia

Aunque tragos similares a lo que hoy conocemos como cóctel datan del siglo XVI, estos se hicieron populares a partir del 1920 en Estados Unidos. Su popularidad se debió a la llamada ley seca, cuando se prohibió la producción de alcohol, y las bebidas que se conseguían ilegalmente eran de dudosa calidad y gusto. Debido a esto los barman comenzaron a mezclar el alcohol con jugos y otras bebidas para mejorar (o enmascarar) su sabor. Luego el cóctel perdió su popularidad, sobretodo fuera de los Estados Unidos para, ya hace unos años, resurgir y hacerse mas popular que nunca en todos los países del mundo.

Te puede interesar:  Apuntes sobre la Cerveza

Composición de un Cóctel

De acuerdo con el reglamento de competencias de la International Bartenders Association, un cóctel no puede contener más de cinco productos, incluidos los usados para decoración. Normalmente incluye un destilado de base, el cual es el elemento preponderante; dos licores para dar color y endulzarlo a la vez que rebajarlo; puede, además, llevar gotas de limón, de amargo o de algún colorante y una fruta como decoración. En el caso de los tragos largos, uno de los elementos es soda, refresco o jugo de fruta. Todo esto es enfriado en la coctelera o vaso mezclador mientras se prepara. En algunos casos se ponen trocitos de hielo en el vaso en que se presenta.

Los cócteles generalmente incluyen tres clases de ingredientes: Una base de alcohol, como vodka, tequila, o whisky. El sabor principal está dado por bebidas tales como el vermouth, jugos de frutas o vino hasta cremas o huevos que modifican el gusto de la base. El tercer ingrediente usualmente busca enaltecer el sabor de la base, y muchas veces agrega color a la mezcla. Los más comunes son la granadina o el blue curacao entre otros. Finalmente la mayoría de los cócteles llevan algún tipo de decoración en base a frutas u hojas (menta por ejemplo).

El contenido normal de un cóctel es de tres onzas (85 cl). Algunos cócteles, especialmente los refrescantes, pueden tener 6 ó más onzas. Pero, en cualquier caso, el contenido de licor de un cóctel es de 2 a 2‑1/2 onzas; esto incluye el destilado de base más los licores o vinos usados como complemento para “modificar” el aguardiente. Con el hielo que se derrite al mezclar o batir, las gotas o chorritos de aromatizantes o saborizantes y la fruta que se use como decoración se completan las 3 onzas del cóctel. En los tragos largos, los cubos de hielo y la soda, refrescos o jugos alargan el trago a 6, 8 ó 10 onzas.

Clasificación de los cócteles

Los cócteles pueden catalogarse en tres tipos básicos: aperitivos, tragos largos o refrescantes y digestivos llamados pousse-café. Los aperitivos son generalmente secos.

El arte de preparar un cóctel

  1. Utilizar siempre buenas bebidas.
  2. Ajustarse estrictamente a la fórmula y a la dosificación indicada por su creador.
  3. Cumpliendo con este requisito se obtienen colores armónicos, efectos estéticos agradables, y perfumes y sabores que cumplen los propósitos del creador: deleitar.
  4. Utilizar siempre el modelo de vaso o copa que el creador de la fórmula indica. No solamente es el recipiente adecuado, sino también tiene la capacidad exacta que debe beberse, de acuerdo con la graduación de sus distintos componentes.
  5. Para el aficionado. No hacer caso al criterio de los amigos o invitados que siempre aconsejan: “Un chorrito de esto o aquello, para cambiar o mejorar el gusto”. Cada fórmula es definitiva y producto de la experiencia de su creador.
  6. Seguir fielmente las indicaciones accesorias: refrescado, batido, etc., ya que ellas indican con la inclusión del hielo, la temperatura que debe tener el cóctel. A veces el exceso de frío es producido por el exceso de hielo, que torna aguachento el cóctel.
  7. No usar el mismo hielo para hacer dos fórmulas distintas. El hielo debe cambiarse siempre, y sus pedazos no deben ser mayores del tamaño de una nuez.
  8. Usar coctelera de plata o metal blanco plateado, lo mismo que las cucharillas de mezclar y los filtros. El metal ordinario comunica su gusto a las bebidas alcohólicas y las vuelve desagradables.
  9. En las mezclas debe seguirse muy al pie de la letra las indicaciones, para que las distintas bebidas, de acuerdo con sus respectivas densidades, se coloquen en el orden indicado en las fórmulas. Así se obtendrán los resultados deseados. Muchas veces el aficionado, confiando en el axioma matemático de que el orden de los factores no altera el producto, vierte los licores en distinto orden al indicado en las fórmulas. Este es un grave error en coctelería, ya que las bebidas deben irse agregando de acuerdo con las instrucciones. Las más densas en primer término y las otras en orden lógico. Así es como se pueden obtener bellos efectos decorativos, con la presentación de cócteles en los que se vierten licores de distintas densidades, superpuestos.
  10. En los casos que se usan corteza de naranja, lima o limón, se recomienda que éstas sean perfectamente frescas, ya que de otra manera no contienen el zumo que transmitirá su perfume.
  11. Use la coctelera que señala cada fórmula: De metal, cuando el cóctel requiera ser batido; de vidrio, cuando éste solo necesita ser revuelto.
  12. Lave la coctelera al preparar otro cóctel diferente: El pequeño sobrante de un cóctel impide lograr todo el sabor de una distinta preparación.
  13. Cuele el cóctel antes de servirlo: Salvo en los casos que se indique lo contrario, cuele el cóctel eliminando las impurezas de los ingredientes para mejorar el deleite al paladar.
  14. Agregue hielo a todo el cóctel: Salvo en los casos que se indique lo contrario, agregue hielo a todo coctel, ya que aparte de refrescar las bebidas, suaviza el alcohol, fusiona los licores y realza su aroma.
  15. No enfríe demasiado el cóctel: Cuando la cantidad de hielo es excesiva, el cóctel se licúa, rebaja su graduación y pierde sabor.
  16. No use el mismo hielo en otro cóctel distinto: El hielo utilizado en un cóctel adquiere el sabor de éste y desvirtúa el bouquet en otro diferente.
  17. Efectúe un buen batido: El cóctel se agita con movimientos enérgicos, uniformes y siempre con las misma intensidad.
  18. Revuelva con suavidad: Algunas bebidas, por su inmensa fusión, requieren sólo ser revueltas suavemente.
  19. Mida las gotas: En algunas fórmulas se indica: ” 4, 5 o 10, etc. gotas de…”. Para aclarar el concepto, conviene recordar que en una cucharilla chica de café caben 5 a 10 gotas aproximadamente.
Te puede interesar:  4 formas de llevar tu cóctel al aire libre

Decálogo del Barman

  1. El barman es un artista y la coctelería un arte que se nutre de espíritu, sabor, aroma y color.
  2. La misión del barman es alegrar, no embriagar.
  3. Haz del cliente un amigo y no del amigo un cliente.
  4. No ofrezcas nunca una copa sin una sonrisa.
  5. Habla lo necesario, no escuches lo ajeno y olvida las confidencias del amigo.
  6. Sé el más limpio, el más elegante, el más cordial, el más fino, en todo momento y en todo lugar.
  7. No hagas trampas con las bebidas ni jueges con la confianza de tus amigos: sírveles siempre lo mejor.
  8. Sé paciente con los que te ayudan en el bar, enséñales tu oficio con amor. No los engañes.
  9. Lleva encendida la solidaridad profesional y no permitas que nadie la quebrante.
  10. Siente el orgullo de ser Barman, pero merécelo.
Soy un soñador y en mis sueños creo que un mundo mejor es posible, que nadie sabe más que nadie, todos aprendemos de todos. Me encanta la gastronomía, los números, enseñar y compartir todo lo poco que sé, porque al compartir también aprendo. "Vayamos todos juntos de los cimientos al éxito"
barman